Cataluña y la Ultraderecha

No podemos negar que el triunfo del Vox es una respuesta clara frente a la crisis de Cataluña por parte de los votantes que ya encuentran hastiados de la situación que cada día se agrava más.

Tanto PP como Ciudadanos no han reflejado una posición clara y certera acerca del asunto independentista y la población votante mostró su frustración apoyando a un partido emergente que se ha convertido en la tercera fuerza en el congreso.

Porque el independentismo catalán se ha convertido en el cerrajero forjador de la popularidad de la nueva derecha en España.

Propuesta unitaria frente al separatismo catalán

La postura de Vox es muy clara e intransigente, siendo un defensor acérrimo de la monarquía ha logrado conquistar los corazones más conservadores de la población, frente a al escepticismo del Podemos de Pablo Iglesias que ha tenido declaraciones menos favorables ante la figura de la realeza.

Pedro Sánchez que ya se ha tenido que formar una alianza, además de verse obligado a gobernar con un margen de maniobra incómodo, ha sido un duro crítico de las posturas derechistas del partido.

Sin embargo, solo es cuestión de tiempo para que haya una colisión más fuerte entre la izquierda y la derecha españoles, siendo Cataluña el catalizador de un país cada día más polarizado.

Ahora el gobierno de España debe de buscar una solución lo más rápido posible a la crisis de Cataluña, siendo esta el eje neural por el que se cierne el futuro político del país.

Una tendencia continental

En la última década la extrema derecha ha crecido considerablemente y frente a las presiones de la migración árabe y a los movimientos independentistas de Escocia y Cataluña, han izado una bandera de nacionalismo que recuerda a otras tendencias extremistas del pasado.

No obstante en España, la población votante solo busca acciones contundentes a todos los problemas y no a partidos que solo a “líderes” con discursos vacíos. Esto explicaría la caída del PP en las pasadas elecciones del 10N.

Algo que ha prometido Vox a los españoles frente a las preocupaciones de inmigración y la emancipación de Cataluña. Cabe mencionar que muchos ven en este partido la sombre del régimen franquista que una vez sumió al país en un período de terror y crisis social.

El país ahora se encuentra dividido entre una nueva coalición del PSOE y el Podemos frente a Vox. También hay que destacar la acción del PP de Pablo Casado, y aunque tenga tendencias liberales, es opositor del gobierno de Sánchez y difiere en varios criterios con respecto al Vox.

Ahora y con menos esperanzas de resolver el ya grave conflicto catalán, hay una España en incertidumbre que se tambalea entre un futuro poco prometedor y un pasado algo amenazador.

Para concluir, solo el tiempo dirá como terminará esta nueva lucha política por la supremacía en el poder tanto de la izquierda como de la derecha, siendo la Provincia de Cataluña el campo de batalla inicial y final.